Categorías
Uncategorized

Relato corto de ficción: La fiesta de los roedores en el club de los felinos

![cat-3552048_960_720.png](https://cdn.steemitimages.com/DQmXTGHaEhQeFyuBBLsKuWuzXPguLjkgRg7uFSQELowUH1E/cat-3552048_960_720.png)<center>[fuente](https://pixabay.com/es/illustrations/gato-gato-y-el-rat%C3%B3n-lindo-3552048/)</center>

![MI SEPARADOR.png](https://cdn.steemitimages.com/DQmXZUfsz3ZALNCHPW8fUADwSEabFRzybyhUYCYZEPsenuT/MI%20SEPARADOR.png)

La familia **MusPlatatrix** es una distinguida constelación familiar de roedores domésticos muy bien urbanizados, de gran roce social, e influencia cosmopolita. Su descendencia proviene de un rancio linaje de roedores originarios del histórico período **Mioceno**, arraigado en el continente más poblado por su estirpe, la legendaria Asia y el imponente continente africano.

Les hago esta distinción a mis lectores, porque para ellos es muy importante que el mundo sepa de sus orígenes ancestrales y de su elitista prosapia.

Las comunidades de roedores citadinos en el mundo, se han reunido en el club de una imponente ciudad de concurrencia global, con el propósito de reencontrarse con los congéneres de su especie, esparcida por todo el mundo; pero no solo es es un evento meramente social y afectivo, sino que además aprovecharán el encuentro masivo de su especie, para actualizar sus funciones como partícipes de un ciclo evolutivo del que ellos forman parte.

La especies animales, de la naturaleza que sea, son cien por ciento funcionales y ejecutan una labor estrictamente ecológica en el mundo donde habitan, aportando su granito de arena que contribuya al progreso del planeta.

Los pequeños roedores de costumbres domésticas también forma parte de un importante eslabón en la administración de la economía del planeta, son proveedores por ejemplo, de una importante fuente de alimento para los depredadores.

Las comunidades indígenas los utilizan como materia prima para la fabricación de medicinas naturales, son portadores de abono orgánico al depositar sus desechos biológicos en los campos y sembradíos, y funcionan también como medio de transporte de semillas en los campos, y cultivos.

Imagínense, que noble y sacrificada misión la que les toca cumplir a estos animalitos, sin embargo son capaces de vivir con alegría el supremo instante del ahora que les regala vida, sin preocuparse porque morirán mañana. Porque son mayores los beneficios que aportan en la ecología, que los daños de los que se les responsabiliza con marcada exageración.

Unos de los depredadores más comunes que tienen los **Musplatatrix** en el ecosistema urbano son los felinos domesticados, pero estas acciones están también cargadas de mitos, porque si bien años atrás, no tan lejanos, unas tres décadas cuando mucho, los gatos cazaban a los ratones y no siempre se los comían, sino que jugaban con ellos, en una especie de rivalidad por cuidar su territorio (el hogar que le proveían los humanos) y los mataban por instinto y no por hambre.

Hoy día, los peludos felinos han evolucionado ajustando su comportamiento, y pueden convivir amistosamente con los roedores de igual a igual sin lastimarse. Ambas especies han establecido códigos de honor con normas de convivencia basadas en el respeto primeramente por la vida, sobre todo que ésta sea respetada del lado de los felinos hacia los pequeños roedores.

Como una manera de congraciarse, los domesticados gatunos, han invitado a sus paisanos a que conmemoren su festival genealógico, en el club donde habitualmente ellos celebran sus festividades, ofreciéndole además, custodia a la integridad de todo el clan, protegiéndolos de todo peligro que quisiese acecharlos.

Imagino mis queridos lectores que cuando leyeron el título del cuento, pensaron qué locura es ésta, los ratoncitos van a celebrar una fiesta en un club ocupado por felinos?, pero, si van a entrar a ¡la boca del lobo!

Pero como podéis ver mis estimados, nuestros hermanos menores del reino animal, nos dan mensajes aleccionadores, en los que nos enseñan, que todas las criaturas de la madre creación podemos vivir en paz, sin hacernos daños entre sí, y vivir en mutuo respeto y armonía, porque hay suficiente espacio para todos.

Ojalá nosotros como reino humano, hermanos mayores de los reinos subsiguientes de la naturaleza, seamos capaces de evolucionar e imitar las nobles conductas de nuestros hermanitos menores, los civilizados animales.

<center>**Sale corriendo el ratón, el gato se ha encaramado, y este relato amiguitos, se ha terminado.**</center>

<center>**Infinitas gracias apreciados amigos por venir y compartir**</center>

![FIRMA SINCRONIA DIVINA.png](https://cdn.steemitimages.com/DQmbacP7p6dQ6MVC5jsmexbMXFZPjcpc13WNPTZj5Q983wo/FIRMA%20SINCRONIA%20DIVINA.png)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *