Categorías
Uncategorized

Concurso de nanonarrativa (semana 15)/Al tamarindo me le guindo

![pod-2555977_960_720.jpg](https://cdn.steemitimages.com/DQmUWjXNo75AHwgJuyqHpeQgtsvLEyxkhq9aY4hLiaQ7pdH/pod-2555977_960_720.jpg)<center>[fuente](https://pixabay.com/es/photos/vaina-tamarindo-hojas-claras-2555977/)</center>

Puedes seguirle la pista al concurso a través de este link:
https://steemit.com/creativecoin/@acropolis/convocatoriaalconcursosemanaldenanonarrativasemana15-s7ia6hmh5l

![MI SEPARADOR.png](https://cdn.steemitimages.com/DQmXZUfsz3ZALNCHPW8fUADwSEabFRzybyhUYCYZEPsenuT/MI%20SEPARADOR.png)

El robusto árbol de tamarindo, Coronado con una frondosa copa de Fuertes y elásticas ramas baña de frescura todo el entorno que abriga con sus ramas.

Su delicioso fruto agridulce es la deleite de todo el vecindario, y también de unos granujas que se sirven de sus bondades sin la más mínima consideración.
Trepan al árbol por sus ramas que le sirven de lianas y se balancean en ellas para atrapar los frutos, al tiempo que gritan a viva y burlona voz:

_¡Tamarindo me le guindo!, ¡Ajajaja, vendremos por más!

_¡Sucias sabandijas, largo de mi árbol! – Gritaban indignados e impotentes los agraviados frutos, con el amargo sabor de no poder hacer nada.

Para la temporada, el árbol ha dado una copiosa cosecha de hermosos ejemplares, ricos, carnosos y de envolvente sabor al paladar, que no están dispuestos a seguir soportando los agravios de esos malvivientes.

Para ello, que han creado una forma de protegerse de sus indeseables visitantes, segregando una sustancia urticante, que al hacer contacto con la piel humana, provoca un irritante picor que los obliga a alejarse de su objetivo, quieran o no.

Llegaron los antisociales al pie del árbol, en cuya fronda colgaban orgullosos los tamarindos de rubia y lustrosa piel, esperando para darle su merecido a sus oponentes.

Llegado el momento clave, los chiquillos se abalanzaron confiados sobre las ramas, para trepar hasta su bien codiciado.

No lograron avanzar mucho hacia la cima, pero si anotaron un buen récord de velocidad, en su carrera, cuando sintieron el efecto punzante de la resina abrasadora, expulsada por los astutos tamarindos.

Ahora les tocaba a ellos reír y gritar eufóricos:

_ ¡Tamarindo me le guindo, iujuuu!, para que sean serios ¡y respeten!

**Una estruendosa ovación con sabor a justicia, se dejó oír, en todo el entorno vegetal**.

![MI SEPARADOR.png](https://cdn.steemitimages.com/DQmXZUfsz3ZALNCHPW8fUADwSEabFRzybyhUYCYZEPsenuT/MI%20SEPARADOR.png)

<center>**Infinitas gracias amigos**</center>

![FIRMA SINCRONIA DIVINA.png](https://cdn.steemitimages.com/DQmbacP7p6dQ6MVC5jsmexbMXFZPjcpc13WNPTZj5Q983wo/FIRMA%20SINCRONIA%20DIVINA.png)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *